Saber cómo evitar el robo de tu moto es fundamental, tanto que a veces toda la precaución es poca. Aquí tienes diez consejos para que los amigos de lo ajeno no alcancen su objetivo y tu moto nunca se separe de ti.

1. Bloquea la dirección
Hazlo siempre y que no se te olvide, tal como te bajes de tu moto bloquea la dirección antes de sacar la llave del contacto. Es fácil, rápido, y si no utilizas ningún antirrobo porque es una parada muy breve así evitarás que se lleven tu moto empujando.

2. Utiliza sistemas antirrobo
A no ser que pares y te quedes al lado de tu moto, sin perderla de vista, además de bloquear la dirección es fundamental utilizar un sistema antirrobo

Un candado de disco, una cadena o un candado de horquilla se tarda sólo unos segundos en colocar y se lo pondrá mucho más difícil a quien se quiera llevar tu moto sin tu permiso.

Importante:

busca siempre un elemento fijo donde puedas anclar tu moto con un candado o una cadena, como una valla o una farola, así no se podrán moverla del sitio.

3. Asegura tu moto con otras motos
Si viajas en moto y viajas en grupo con otras motos a la hora de estacionar es mucho más eficaz si fijáis varias motos juntas en cadena a que si lo hacéis individualmente. Una moto suelta es más atractiva y fácil de robar que un grupo unido.

4. Estaciona en un sitio luminoso y transitado
Si estacionas en un punto transitado, luminoso y visible tu moto estará menos expuesta al robo que en un lugar oscuro y solitario. Cuantos más testigos pueda haber mejor, eso desanimará a un posible ladrón. Del mismo modo al dejar tu moto fíjate bien si estás siendo observado sospechosamente.

5. Utiliza una alarma sonora
Si tu moto no equipa una alarma siempre puedes hacerte con una en la industria auxiliar. Aunque no es un sistema antirrobo, ya que no evita que se la puedan llevar, una alarma sonora alertará si alguien está manipulando tu moto.

Si un ladrón intenta cortar un antirrobo o forzar el bloqueo de la dirección, el sonido de la alarma le hará cesar en su intento ya que se convertirá en un foco de atención.

6. Aparcando en un hotel
Si estás de viaje a veces tendrás que dejar la moto en sitios desconocidos y a veces poco fiables. Si el hotel no dispone de un parking vigilado pregunta si tienen cámaras de seguridad para saber dónde debes colocar la moto. Si no, procura que esté siempre lo más cerca posible de tu habitación. Aquí una alarma sonora te será de gran utilidad.

7. Aparcando en el garaje de casa
Utiliza siempre algún sistema antirrobo y mucho mejor aún si la puedes fijar al suelo o a la pared, pero si además de la moto en tu garaje guardas otros vehículos haz de ellos un obstáculo para dejarla bloqueada. Será imposible de sacar sin mover todo lo demás y cuanto más cueste llegar a ella mejor.

8. Robos oportunistas
Ten mucho cuidado con posibles despistes y distracciones. Por ejemplo, nunca dejes la moto sola en una gasolinera y con la llave puesta, hay quien busca cualquier oportunidad para que cuando tú vuelvas ya no tengas moto.

Si estás enseñando la moto a un posible comprador no dejes que nunca la pruebe sin ti. Quizá sea la última que les veas, a él y a tu moto.

9. Información privada
Ten cuidado con quién compartes tu información privada, dónde vives o dónde sueles aparcar tu moto, quizá algún desconocido esté tomando nota. No lleves el documento de titularidad de la moto en ella, en casa estará mucho más seguro.

10. Si todo lo anterior falla
Por desgracia a veces todo lo anterior falla. Si eso ocurre es recomendable que a tu moto le hayas hecho una marca en algún lugar oculto y la hayas fotografiado, serán pruebas para defender que es tuya.

Importante:
Las nuevas tecnologías permiten equipar tu moto con un sistema de localización GPS, así si eres víctima de un robo podrás conocer su paradero exacto en todo momento. No es barato, pero es un buen remedio si la mala suerte te persigue.

Recibe todas las motos nuevas en tu correo: