Seguramente te hayas planteado en más de una ocasión coger tu moto y hacer un viaje, ser el protagonista de tu propia aventura después de haber leído cómo otros grandes viajeros han recorrido el mundo…

Lo primero que habrás pensado es a dónde quieres llegar, y por lo tanto lo segundo será cómo. Lo más recomendable es que vayas aumentando la dificultad de tus viajes en función de la experiencia, así que si es la primera vez que viajas en moto no hace falta que llegues a China.


Tanto si cruzas alguna frontera, como si te quedas dentro de México, tendrás que planificar el recorrido: calcular los kilómetros totales del viaje, el tiempo que emplearás, ver las carreteras que mejor te convengan, así como lugares de descanso, repostaje, y peajes. Una vez tengas decidido el recorrido, es fundamental que toda la documentación, tanto la de la moto, como la tuya propia, esté en regla. Asegúrate además que tu moto es la idónea para el tipo de viaje que quieres hacer.

En el caso de que viajes al extranjero, infórmate en las embajadas de cada país de los papeles que son necesarios y hazlo con bastante tiempo de antelación, ya que obtener los visados no es cosa de un día. Allí mismo te ofrecerán toda la información que necesites sobre tu destino, será fundamental que conozcas las costumbres del lugar al que vayas, y te conciencies de que tendrás que adaptarte a ellas, ya sabes: «allá donde fueres, haz lo que vieres». Infórmate también sobre seguros médicos, puede que no le des uso, pero nunca está de más.

A la hora de hacer el equipaje piensa que todo lo que lleves de más será un lastre, así que evita el equipaje pesado, incluye alguna herramienta indispensable a poder ser multiuso que pueda sacarte de alguna situación complicada, y en cuanto a la ropa que sea ligera y práctica.