El gusto por las motos y todo lo que aquello involucra, muchas veces es toda una forma de vida. La posibilidad de llevar un casco, una chaqueta acorde a la ocasión, uno que otro adorno a la vestimenta o tan sólo la idea de montar una moto, resulta casi un acto sublime. Lamentablemente, este modo de vida conlleva la eterna lucha con el clima, asunto que lógicamente se escapa de las manos humanas.

Entonces, ¿cómo es posible mantener a lo largo de la vida esta pasión si gran parte del tiempo existen más factores que juegan en contra? Quedarse con las baratas alternativas de mirar por televisión un programa motoquero o leer una y otra vez los artículos de una revista de motos hasta que el clima mejore no solucionan para nada la ansiedad que provoca ver a nuestra moto allí, descansando en su garaje esperando por nuestra dosis de adrenalina para recorrer una vez más los caminos. Si desde pequeño te interesó más el mundo de las motos que los estudios en la universidad o la idea de pasar el resto de tu vida trabajando en una oficina, probablemente tu futuro también esté sobre ruedas y sólo hay que barajar algunas alternativas.

No se trata de que seas un Casey Stoner o un Valentino Rossi, aunque nunca está de más soñar. Por lo pronto, sacarle el mayor provecho al conocimiento de una moto puede rentar grandes dividendos y convertirse en toda una empresa.

Recibe todas las motos nuevas en tu correo: